Medicina tradicional china; Las bolas chinas de la salud

Hace unos años se pudo ver en las pantallas cinematográficas de todo el mundo a un derrotado Humphrey Bogart en la película "El Motín de Caine", en cuyas últimas escenas el director hizo que Humphrey jugara con dos bolas metálicas para dar una mayor credibilidad de desequilibrio mental al personaje. Nada más lejos de la realidad, el juego con bolas chinas no es índice de desequilibrio psíquico sino de inteligencia.

HISTORIA

El origen de las bolas chinas de la salud se remonta al siglo XII, aunque anteriormente ya se usaban como disciplina deportiva y acrobática.

Ya en los albores de nuestra era, durante la dinastía Han (206 a.JC.-220 d.JC.), los vagabundos que iban de pueblo en pueblo ofreciendo espectáculos acrobáticos y marciales para poder subsistir, usaron dos nueces para divertir a su público, con las cuales realizaban dificultosos juegos de manos que eran gratamente valorados por un pueblo que casi no conocía en su vida otra cosa que no fuera el trabajo, con pocas o, en algunos casos, nulas diversiones.

Con el tiempo, con la aparición de las fundiciones de hierro durante la dinastía Sung septentrional (960-1127), las nueces se empezaron a sustituir por bolas de hierro, y durante la dinastía Sung meridional (1127-1276) su uso fue poco a poco popularizándose como método de diversión casero.

Posteriormente el pueblo chino se dio cuenta que el uso continuado de las bolas de hierro aumentaba la fuerza de las manos y dedos, al tiempo que dotaba al usuario de una gran agilidad digital. Incluso se empezaron a dar cuenta de otras ventajas en otras partes del cuerpo, por ello los especialistas en medicina tradicional china se afanaron en estudiar las posibles consecuencias de un uso continuado del manejo de las bolas de hierro.

Los expertos en medicina tradicional china comprobaron con la experiencia práctica que al usar las bolas de hierro, se incidía en algunos puntos acupunturales de la palma de la mano, con lo que se mejoraban las comunicaciones de los meridianos, el flujo de la energía interna, y el riego sanguíneo, ya que seis de los doce meridianos principales pasan por las palmas de las manos, tres por la derecha y tres por la izquierda. De esta forma las bolas de hierro, que eran un juego de salón, se convirtieron en instrumentos terapéuticos, y a partir de este momento se las empezaron a llamar bolas de salud.

Su uso terapéutico se fue extendiendo por toda China y parte de oriente, incluso algunos marinos occidentales empezaron experimentar sus beneficios, hasta los tiempos actuales, que se han extendido por todo el mundo.

LAS BOLAS

Aunque generalmente el material empleado para fabricar la bolas terapéuticas chinas es el hierro, también existen bolas de piedra, mármol, marfil, etc.

Las bolas de hierro se fabrican huecas, con unos muelles en su interior que son los que producen el sedante sonido característico de estos utensilios. Los sonidos de las dos bolas son diferentes, una, con sonido más agudo es llamada "bola hembra", mientras que la otra bola, llamada "bola macho", tiene un sonido menos agudo. Esto se hace para que la musicalidad de su manejo sea más armónico, ya que se conjuga el sonido yin con el sonido yang.

Las bolas realizadas con otros materiales son macizas y por lo tanto no son "musicales", exceptuando algunos modelos de la marca Shou Xing ("Longevidad Inmortal") que son especialmente caras.
Existen cuatro tamaños con diferentes pesos de bolas de la salud, según sea el tamaño la mano que las utiliza. Las bolas más pequeñas, de unos 40 mm de diámetro, están diseñadas especialmente para que las manejen los niños; el resto (de 45, 50 y 55 mm) están dirigidas al manejo realizado por adultos.

En el mercado internacional se pueden conseguir la siguientes variedades:

* Bolas lisas sin dibujo. Que están fabricadas en color plateado o dorado.

* Bolas con dibujo, el cual tiene tan sólo una función estética. Esta decoración se encuentra en dos versiones:

1/ Tallada directamente sobre el hierro pulimentado, siendo las más famosas las "bolas dragón-fénix", con un dragón cincelado en la "bola macho" y un fenix en la "bola hembra".

2/ Bolas de imitación de cloisonné, que es una artesanía preciosa de Pekín extendida por todo el mundo. Estas bolas, con multitud de diferentes motivos, son las más vendidas en todo el planeta.

* Bolas magnéticas. Que están fabricadas con un interior de magnetita y que sirven, si hacemos caso a los expertos en medicina tradicional china, para la curación, o al menos mejora, de las siguientes enfermedades: insuficiencia coronaria, gastritis, reuma, hipertensión, mareo y vértigo, zumbido en el oído interno, cefaleas, insomnio, etc.

EL JUEGO CON LAS BOLAS

Aunque existen varios estilos de juego aquí indicaré el más básico, en el que las dos bolas giran juntas al mismo tiempo dentro de una mano.

Antes de continuar diré que en los diferentes juegos con bolas terapéuticas se deben observar unas sencillas reglas:

1.- Antes de la práctica la manos deben estar perfectamente secas. Es una buena idea el frotarlas previamente con polvos de talco.

2.- Las bolas deben estar a la misma temperatura que las manos, por lo que en invierno se deben colocar un par de minutos sobre la calefacción, pero nunca sobre el fuego.

3.- Durante la práctica nos debemos sentar cómodamente con la espalda recta y los hombros relajados, al tiempo que el antebrazo se flexiona en ángulo recto con respecto al brazo, y se extiende la mano con la palma hacia arriba, sobre la que se colocarán las bolas.

4.- Después de acabar el juego se deben limpiar las bolas con un trapo seco y colocarlas en la caja en la que se envasan para su venta, la cual se dejará en un sitio seco.

En principio se colocan ambas bolas en el centro de la palma, una de ellas sujeta con los dedos pulgar e índice, y la otra con los dedos anular y meñique, con el dedo medio sobre la intersección de las bolas.

Seguidamente se retrae el dedo índice hacia el pulgar empujando a la bola, mientras que la otra bola se va deslizando hacia el dedo medio.

Después el pulgar empuja la primera bola, y los dedos medio, anular y meñique se levantan para que la segunda bola ocupe el lugar que tenía la primera. Se continua el movimiento continuamente, de forma que las bolas vayan cambiando sus posiciones constantemente.

La dirección de las bolas es sencilla, con el juego realizado con la mano derecha, giran en el sentido de las manillas del reloj, mientras que con la mano izquierda giran en sentido contrario a las manillas del reloj. En todo momento los dedos deben actuar conjunta y armónicamente.

Una vez practicado este juego se puede intentar el de giro reverso, esto es, giro conforme a las manillas del reloj con la mano izquierda y giro contrario con la derecha.

Una variante de estos dos juegos es hacer que las bolas giren entre sí pero sin tocarse en ningún momento. De entrada os diré que este estilo es bastante más difícil que el anterior.

Lógicamente estos juegos se pueden hacer con una mano cada vez, o con ambas manos a la vez y dos grupos de dos bolas a un tiempo, jugando ambas manos con el mismo estilo o haciendo mezclas de estilos.

FINAL

El trabajo con bolas terapéuticas nos aportará, como ya hemos visto, varios beneficios salutíferos, pero además las podemos usar para entrenamiento de endurecimiento digital, apretando las bolas con los dedos o entre los dedos.

F. Javier Hernández Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...