Secretos del Ninjitsu; Jerarquía y organización en los clanes ninja

Una vez formados los clanes ninja, y con la proliferación de adeptos e integrantes del clan, hubo la necesidad de crear un organigrama en el que todos los ninjas supieran cual era su cometido y misión, con ello se desarrollo un sistema de organización diseñado para ser extremadamente eficaz a la par de sencillo, con el principio siempre presente de preservar la clandestinidad del clan y los secretos que este tenía, tanto en entrenamiento, número de elementos, planes, etc., como en el gran secreto de la situación exacta del campo de entrenamiento y del lugar de acuartelamiento.

Estas ryu, o escuelas ninja, estaban formadas principalmente por tres clases jerarquizadas de ninja, cada una de las cuales tenían la férrea obligación de desarrollar un tipo específico de actividad, con unas responsabilidades también específicas. Estas clases de ninja son: los jonin, los chunin y los genin, algo así como los generales, los mandos intermedios y las tropas.

LOS JONIN

El jonin  (hombre alto) era una especie de comandante en jefe del ryu ninja, estaba a la cabeza del clan y era su representante para todo tipo de tratos con el exterior, era la persona que tomaba las decisiones sobre que actividades realizaría el clan, a quién o quiénes ayudarían los ninjas y el precio de sus misiones.

En los grandes clanes el jonin era un gran estratega que estaba al tanto de la situación política del país, de hasta donde podría llegar el poder de sus hombres, y de hasta que punto podría manipular a los grandes señores (los daymio) de la zona para su propio interés, que era el interés de todo el clan; sus decisiones partían de la valoración de toda la información que podían reunir sus fieles colaboradores, los chunin, información que anteriormente habían recogido los genin.

En los primeros tiempos del Ninjitsu, cuando los clanes eran grupos constituidos por gente del pueblo oprimido por los daymio, y sus guerreros (los bushi, los samurais), que se especializaban en proteger al resto de sus conciudadanos mediante las técnicas Yin Sen Shu importadas de China, los jonin de los diferentes clanes basaban sus decisiones teniendo en cuenta lo mejor que se podía hacer por el pueblo llano, supeditando dichas decisiones a la prudencia de no dar a conocer la existencia del clan.

El jonin en estos tiempos era una especie de mantenedor de la armonía que ayudaba, con sus hombres y todos los medios a su alcance, a los indefensos que se enfrentaban a problemas contra los cuales no tenían ninguna posibilidad de triunfo, ya fuera la protección de una aldea contra los abusos de un mal daymio, el hostigamiento de un grupo de bandoleros y malhechores, o cualquier otro peligro que pudiera amenazar la ya precaria vida de las clases bajas japonesas.

Con el tiempo, cuando los clanes ninja se convirtieron en unos meros mercenarios, espías y tropas de élite que se vendían al mejor postor (y que en el peor de los casos, en mitad de una misión, podían cambiar de bando) olvidando su primitiva y protectora forma de actuar, los jonin aparecían como unos grandes intrigantes cuya misión era conseguir el mayor poder político y la mayor riqueza del clan, para ello, en tiempos de paz, no dudaban de buscar la forma de que aparecieran rencillas entre dos daymio, o entre uno de ellos y el Shogun (el dictador militar de Japón), o incluso metiendo en medio al mismísimo Emperador, para que apareciera la guerra y con ella se recurriera a los servicios del clan.

Las acciones y decisiones del jonin eran incuestionables, ya que todos confiaban en que estuvieran dirigidas a la supervivencia y engrandecimiento del clan, aunque en algún caso aislado y puntual fue precisamente el jonin el que vendió al resto del clan.

Mientras que aparecía la guerra los jonin no dudaban en ordenar a los chunin que esclavizaran, con la ayuda de los genin, a uno o varios pueblos aislados y remotos para que trabajaran en los campos para la manutención y supervivencia del clan, ya que, para que este pudiera subsistir sus componentes debían estar constantemente entrenado, sin tiempo para trabajar la tierra.

Otra de las decisiones más comunes era la de asignar a varios agentes por separado una misma misión sin ellos lo supieran, de esta forma era seguro que la misión se llevaría a cabo, ya que, por un lado se prevenía una posible traición en caso de agentes dobles infiltrados y, por otro, la misión encomendada se realizaría en el caso de muerte o apresamiento de algún agente.

También era muy normal el asignar una parte de la misión a diferentes genin, cada parte se convertiría de esta forma en una parte de un complicado rompecabezas que tan sólo el jonin vería en conjunto, convirtiéndose en la única persona con una perspectiva completa de la situación; de esta forma, en caso de apresamiento y tortura, el ninja capturado solo podría revelar su parte de misión que, en el mejor de los casos, no daría ninguna pista a los captores sobre la naturaleza verdadera de la misión.

Tal era la organización ninja que era virtualmente imposible conocer la identidad del jonin, pues este era el secreto mejor guardado del clan, ya que era la cabeza pensante de toda la organización, solo conocían su identidad los mandos intermedios, y en algunos clanes no todos sus miembros; de esta forma, en improbable caso de la captura de un operario ninja, un genin, este no podría revelar jamás la identidad del cerebro del clan, en el caso de que rompieran mediante tortura la férrea voluntad del ninja y su extremada lealtad hacia su clan, o en el caso de un ninja renegado (un nukenin) que quisiera vender dicha información a clanes rivales o a las autoridades, ya que, oficialmente la existencia del Ninjitsu estaba perseguida por la Ley, aunque a la hora de la verdad los poderosos se valieran de su existencia y procedían a contratarlos para sus propios fines.

Este sistema de mando invisible es muy popular entre muchas organizaciones criminales contemporáneas, sobre todo las yakuza, en parte por las mismas razones.

LOS CHUNIN

Los lugartenientes del jonin son los llamados chunin (los hombres medios) que eran los que valoraban, sopesaban y transmitían las decisiones tomadas por la cabeza del clan al genin correcto, con lo que este nunca vería al jefe del clan y, por ende, este siempre permanecía anónimo, y eran los responsables directos de los actos de los agentes genin que tenían a su cargo, y que solo conocían a él.

El chunin, aunque rara vez participaba en las misiones, estaba perfectamente entrenado en todas las técnicas ninja, ya que generalmente se le reclutaba entre los mejores y más veteranos genin, pero su verdadera especialización eran la estrategia y la administración efectiva de las fuerzas genin; era un verdadero experto en la resolución de problemas, ya que el jonin sólo estaba para decidir sobre cuestiones importantes para todo el clan, no quería problemas de índole doméstico en lo referente a disciplina dentro de las filas genin, el jonin sólo quería soluciones.

Lógicamente, el chunin conocía a la perfección a sus agentes, sus características, sus valores y sus limitaciones, con lo que en todo momento podía elegir exactamente al hombre encargado de cada misión; así, por ejemplo, si querían que una información falsa apareciera como verdadera a los ojos del enemigo, escogía a un genin leal al clan pero débil de carácter, y con una técnica de enmascaramiento ligeramente deficiente, de tal forma que fuera capturado por el enemigo en el transcurso de una misión, pero no fácilmente, para no despertar sospechas; cuando fuera sometido a tortura, antes o después su debilidad sería mayor que su lealtad y revelaría la naturaleza de su misión, la identidad de sus superiores y la situación del campamento ninja, y los interrogadores le creerían ya que el interrogado había intentado no dar la información durante horas de lenta agonía; como es natural, cuando las tropas enemigas llegaban al lugar donde se debía encontrar el campamento se encontraría con una emboscada que acabaría con casi todos ellos. El clan ninja había vuelto a resultar victorioso a costa de un agente mediocre y poco más.

LOS GENIN

Los agentes de campo eran los llamados genin (hombres bajos), eran los responsables de hacer realidad las decisiones del jonin trasmitidas por el chunin, o, dicho de otro modo, eran los que llevaban a cabo las misiones encomendadas por sus superiores. Estos genin son los que inspiraron las fantásticas leyendas relacionadas con las proezas de los ninjas, por ello, cuando se habla sin más de ninja, todo el mundo en realidad se refiere a los genin.

En tiempos de guerra, el genin generalmente esta acuartelado en pequeños campamentos cuyo emplazamiento exacto sólo era conocido por el chunin que estaba a su cargo, pero en tiempos de paz, cuando no estaba realizando alguna misión gestada por la grandiosa mente estratégica del jonin, solía vivir en alguna remota aldea montañosa junto a su familia, la cual generalmente no sabía nada de la especial manera de ganarse la vida el cabeza de familia.

Debido a esta especial forma de vida dos grupos de genin podían vivir en una mismo zona, estar enemistados y no saber que estaban trabajando para el mismo clan.

OTROS GRUPOS NINJA

Además de los tres tipos ninja ya expuestos, existían otros subgrupos dentro del organigrama ninja y que, aunque pertenecían al grupo genin no se les podía incluir plenamente en dicho grupos, ya que tenían especiales características propias, me refiero a las kunoichi, los hinin, los ninki y los ninken.

Las kunoichi.

Son los agentes ninja femeninos, su especial y amplia labor exige que se les dedique un amplio artículo que publicaré en este blog.

Los hinin.

Antes he nombrado una habitual forma de interrogar en tiempos pretéritos: la tortura, pues bien, aunque todo genin sabía como sacar información a un prisionero capturado, cuando el cautivo era un bushi de alta graduación, o un samurai especialmente fiero e indomable se requería un tratamiento más especializado, por ello se adiestraba a un genin de forma especial en el difícil y desagradable arte de producir intensos y agudos dolores sin herir de gravedad al interrogado, para que este durara vivo varios días, hasta poder sacarle toda la información que se pudiera. A este tipo de ninja se le reclutaba entre los más sádicos del clan, para que realmente disfrutara con su trabajo, por ello se les denominaba: hinin (inhumanos).

Los ninki.

El trabajo del ninki era más cansado que el anterior, pero también más creativo y, digamos, decente. El ninki era el encargado de realizar las armas y utensilios que utilizarían sus compañeros genin en sus misiones. Aunque a primera vista pudiera creerse que eran tan sólo unos herreros o forjadores vulgares y corrientes, esto está muy lejos de la realidad; el ninki, además de ser un experto herrero, carpintero y forjador, era también lo que hoy día llamaríamos un ingeniero o un arquitecto, además de inventor, ya que se dedicaba a todos los aspectos de creación de los utensilios y la maquinaria guerrera. Lo mismo hacía una espada, un dardo, un clavo o una escala, que fabricaba una barca desmontable, un motor a propulsión a base de cohetes de pólvora negra, o proyectaba una torre de asalto; incluso ideaba mejoras en las armas, creaba otras mejores, etc.

Los ninken.

Los clanes ninja solían adiestrar animales para que les ayudasen en sus misiones; por ejemplo:

  • palomas para llevar mensajes por el aire de un lugar o otro,
  • comadrejas y hurones con la misma misión pero a ras de suelo,
  • gansos como alarma contra infiltraciones en su propio territorio, ya que estas aves, ante el más mínimo ruido nocturno que no sea producido por alguien conocido, profieren unos agudos y penetrantes gritos que alarmaban a todo el campamento.
pero los más usados y versátiles eran los ninken, los perros ninja, los cuales estaban perfectamente adiestrados como apoyo en el ataque, como defensa en los campamentos, como excelentes rastreadores cuando se estaba dando caza a algún genin de un clan rival, como transporte de cargas ligeras (mucho más veloz que un burro o una mula, más dócil y callado en un momento apurado, y más ágil para subir cuestas), etc.

                                                                                                        F. Javier Hernández Pérez

4 comentarios:

  1. Hola, Javier, muchas gracias por otorgar esta información tan bien explicada, hace mucho que quería saber sobre la estructura interna de los clanes ninja (yo creía que el daymio trataba directamente con los ninjas que cumplirían la misión).Tengo unas dudas, cual era el número de elementos dentro de un clan ninja promedio, y cuantos componían el rango de chunin ?
    Saludos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo TrukoFresh, la información de cada clan ninja era secreta, ni siquiera sus agentes sabían los datos del clan, por si eran capturados y sometidos a interrogatorio. Lo que si puedo decirse es que había clanes que tenían muy poquitos miembros, mientras que otros constituían verdaderos ejércitos, con cientos de integrantes. Dependiendo la cantidad de agentes habría más o menos lugartenientes, que tendrían a su cargo un mayor o menor número de agentes y responsabilidades.

      Recibe un cordial saludo.

      Eliminar
  2. Interesantísima información. Si fuera posible me gustaría recibir por email los enlaces a todos los artículos de los secretos del ninjutsu. Mi mil es: joelferrertorres@gmail.con

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Unknown", ya se que estamos en la cultura del "que me lo den todo hecho sin dar yo nada a cambio"; una cosa es que generosamente incluya en el blog de forma altruista cientos de horas de investigación y trabajo de redacción, y otra que además tenga que facilitar aún más la labor a personas que por lo que veo no valoran ese inmenso trabajo. No te resulta más fácil hacer un "corta y pega" tu mismo y lo pones en el formato que quieras. Siento tener que ser tan duro, pero no eres el primero que quiere que le haga yo todo el trabajo, como otros que quieren que les facilite mis fuentes de investigación... si yo he podido reunir dicha información cualquiera puede hacerlo, pero claro son cientos de horas de investigación (a veces infructuosa) es más fácil que te lo faciliten, como alguno que directamente me ha plagiado artículos y reportajes enteros, sin cambiar una coma, y ni siquiera me han nombrado como fuente bibliográfica. Lo dicho, lo siento mucho, a veces pagan justos por pecadores, pero ya me he cansado de trabajar para otros sin recibir tan siquiera una mención, un reconocimiento o un agradecimiento, porque económicamente no recibo nada.

      Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...