Escuela Ming Ch´uan Chai Ti´en en el periódico ABC


El kung-fu es la habilidad que se adquiere a través del trabajo constante a lo largo de muchísimos años, y esa clase de habilidad me ha enseñado a encontrar control y equilibrio tanto a nivel físico como, sobre todo, a nivel mental y espiritual. Lo que siento cuando me entreno es fundamentalmente alegría. Me ha fortalecido y me ha permitido ser mejor trabajador. Me ha beneficiado en mi casa, me ha permitido tener más equilibrio emocional y mental, que me ha ayudado en mis relaciones sentimentales, y siempre me ayuda a enfocar cualquier problema desde ese punto de vista.

La perfecta ejecución de las formas en Kung-fu

Las formas -taolu o kuen- son parte muy importante dentro del entrenamiento del Kung-fu tradicional; si bien esto es compartido por todos los practicantes de artes marciales chinas, no está tan clara la ejecución de los movimientos que las forman. Seguidamente expondré unas reglas que os ayudarán en su entrenamiento y desarrollo.

LA IMPORTANCIA DE LAS FORMAS

Como digo, el entrenamiento de las formas es parte importante del entrenamiento del Kung-fu, pues con su práctica se garantiza la continuidad de las antiguas técnicas, impidiendo de esta forma que se pierdan en el tiempo; además, con su práctica se tonifica y condiciona el sistema muscular y articular, y se perfecciona la forma de mover nuestro cuerpo, con velocidad, coordinación y equilibrio.

Técnicas de endurecimiento; El Kat Sam Sing

El Kat Sam Sing, que podría traducirse como "Las Tres Estrellas", es un sistema doble de entrenamiento que permite entrenar bloqueos básicos al tiempo que endurecemos los antebrazos cuando lo realizamos con la ayuda de un compañero. Aunque es un sistema ampliamente usado en muchos estilos de Kung-fu y en especial el Ming Ch'uan Chai Ti´en, cualquier artista marcial, con independencia del Arte Marcial que practique puede aprovecharse de sus beneficios, ya que hay que ser abierto con sistemas que nos puedan ayudar en nuestro entrenamiento, sean o no sean de nuestro Arte Marcial, no hay que ser tan "purista".

Con este sistema se entrenan, por este orden, los siguientes bloqueos básicos (comunes en casi todas las Artes Marciales):

Artes Marciales en los antiguos Juegos Olímpicos

Los Juegos Olímpicos son la más importante manifestación deportiva que se celebra en el mundo. Es la prueba cumbre en donde cientos de participantes compiten por hacer honor al espíritu olímpico: la superación de las limitaciones humanas y la concordia entre las naciones. 

Desde su primera edición moderna, en los Juegos Olímpicos de Atenas del año 1896, las artes marciales y deportes de combate siempre han aparecido en los Juegos. En esa primera Olimpíada las deportes marciales estuvieron representados por la Lucha; desde la Olimpíada de Saint-Louis (Estados Unidos) en 1904, aparece como disciplina olímpica el Boxeo; en la Olimpíada de Londres, en 1908, se hace la diferenciación entre Lucha libre y grecorromana; en los Juegos Olímpicos de Tokio (1964) se introdujo el Judo como modalidad olímpica; después aparecería la Lucha Sambo, y el Taekwondo en la Olimpíada de Seul de 1988. Y ahora, en el verano de 2008, en los Juegos Olímpicos celebrados en Pekín, aparece el Wu-shu Moderno.

Desarrollo histórico de las Artes Marciales chinas

En los albores de la humanidad, cuando los hombres aún habitaban en las cavernas, o vivían una vida nómada en busca de nuevas fuentes de alimento (caza, pesca, frutos y raíces...) las diferentes tribus debían defenderse no sólo de una naturaleza agreste y salvaje y sus habitantes animales, sino que también debían defenderse de otras tribus o simples grupos de rapiñeros que intentaban arrebatarles sus parcas propiedades.

Es en esta oscura era de la Humanidad que el Hombre comenzó a idear los rudimentos de lo que con el tiempo se llamarían Artes Marciales.

Con seguridad, los primeros intentos de autodefensa fueron meramente intuitivos, tal y como lo hacen hoy día los primates; por un lado, golpes a mano vacía dados con los brazos, manos y puños, realizados con poca o nula pericia, empleando los brazos a modo de garrote y las manos y puños en sus extremos como si fueran simples mazas orgánicas; y por otro, empleando armas rudimentarias: palos y piedras.

Los sistemas internos chinos

Durante siglos los chinos han tenido una gran compresión de la íntima relación existente entre la mente y el cuerpo, y, gracias a este conocimiento, idearon una serie de ejercicios que a través del movimiento logran incidir sobre una serie de aspectos mentales, como son la relajación, la armonía, la tranquilidad y la naturalidad, al tiempo que se estimula la fortaleza y la elegancia de los movimientos físicos, sumándole además, gracias a la coordinación entre movimiento y respiración, la prevención de ciertas enfermedades.

Todos estas técnicas internas, basadas en un principio en las enseñanzas taoístas de fusión e integración con la energía cósmica y de armonía con la naturaleza, fueron desarrolladas en el seno de las diferentes escalas sociales chinas; así, por ejemplo, los militares idearon ejercicios basados en sus actividades guerreras (como "tensar el arco", o "golpear al frente"), los granjeros incluyeron imitaciones de las fatigosas actividades del campo (como "recoger el grano disperso", o "aplastar arroz con el mortero"), los cazadores imitaron el movimiento de los animales salvajes (como "el tigre acecha en la espesura", o "la grulla alza el vuelo"), etc.

El decálogo del buen Budôka

Aunque en el presente artículo designe con una palabra japonesa al artista marcial, me estoy refiriendo a todos los artistas marciales, sin importar el arte marcial practicado, que siguen un determinado código de honor y de conducta. El usar un nombre japonés no debe molestar a nadie pues budôka es el vocablo que mejor conviene en estos momentos, ya que es un nombre conocido que describe a la perfección lo que deseo expresar.

Budôka es un término japonés que designa al practicante del Budô (o Artes Marciales), independientemente del grado que posea este en la disciplina practicada, puesto que la designación budôka se refiere a un punto de vista muy subjetivo, pues constituye el sentimiento íntimo con el que el estudiante practica las Artes Marciales. Y digo estudiante por que los Maestros (por muy Honorables o Grandes Maestros que sean), no dejan de ser estudiantes hasta el final de su existencia, pues la vida del budôka es una vida de estudio y entrenamiento constante.

Cuando hablo de Budô no me refiero a las Artes Marciales vistas tan sólo como un método de autodefensa o de combate, o como un simple deporte, Budô es una forma de vida pacífica que implica, además de estas facetas, un espíritu de autoconocimiento y superación personal, además de una serie de valores éticos y morales que ya eran inculcados por los Maestros de la antigua China, y por los fundadores del Bushidô japonés.

El Dragón chino

Para la cultura occidental el dragón es un ser fabuloso y monstruoso con abultado cuerpo de lagarto, patas de felino y alas, que escupe fuego por la boca, rapta doncellas y lucha contra caballeros andantes, un ser maléfico que atemoriza y es odiado por todos. Pero no todos los dragones son odiados seres maléficos, el dragón chino se aleja de esta estampa occidental.

Al contrario que en occidente en China siempre se ha tenido una visión gratamente favorable de los dragones, por ello no se intentaba matarlos, como en el caso de occidente, sino que se les ofrecían sacrificios incruentos para que el dragón otorgara sus dones benéficos a la humanidad, ya que era considerada una criatura admirable, de origen celeste, proveedora de lluvia, generadora de ríos, lagos y estanques, y reguladora de los mares, por lo que ayudaba a la humanidad en su subsistencia, ya que gracias a él existía agua potable, y la pesca y las cosechas podían ser provechosas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...